La Educación y el principio de libre empresa en El Salvador


A partir de este año el MINED ha solicitado a los Colegios Privados sus Manuales de Convivencia para ser revisados y aprobados por la entidad gubernamental. En estos documentos las instituciones educativas privadas establecen sus políticas y lineamientos disciplinarios y administrativos, de tal manera que toda la comunidad educativa sabe a qué hora es la entrada, la salida, conocen las faltas, las normas, etcétera.

Me parece una medida sana que el MINED conozca las normas de convivencia de las instituciones educativas privadas, en lo que no estoy de acuerdo es en que el Ministerio se inmiscuya en asuntos administrativos de las empresas privadas de educación. No es  posible que el Ministerio le diga a los dueños de empresas privadas lo que pueden o no puede hacer, respecto de la administración de sus negocios. Es decir, el MINED tiene la obligación de garantizar que se cumpla la Ley General de Educación y regular respecto del contenido académico y curricular de los colegios, pero no puede obligar a un colegio a que siga prestando un servicio por el cual no se le está pagando.

Si usted deja de cancelar el agua, la energía, el teléfono o el cable, le cortan el servicio; si deja de pagar un bien adquirido al crédito, se lo quitan; si deja de cancelar el préstamo bancario, le embargan el salario a usted o a sus fiadores; si ha estado ingresado en un hospital privado, no puede salir de ahí sino cancela la cuenta, entonces ¿por qué al servicio de educación privada sí lo están obligando a que se preste gratuitamente?

Creo que aquí está en juego un principio fundamental de nuestro país El Salvador: LA LIBERTAD. La libertad de empresa, la libertad de contratación, la libertad de elegir, la libertad de decidir por uno o por otro centro educativo para nuestros hijos. La educación privada es un servicio por el cual yo como padre de familia decido libremente pagar lo que considero que es lo mejor para mis hijas y me apego a las normas que la institución me establezca porque yo he decidido inscribir a mis hijas en estas instituciones.

A mí nadie me obliga a tener aquí o allá a mis hijas, yo lo decido libremente y opto por lo que considero que es lo mejor: LA EDUCACIÓN PRIVADA. Por tanto, si el colegio de mis hijas es privado, déjenme a mí y al colegio arreglárnoslas en el marco de la Ley, pero no nos pongan a pelear, ni les quiten la facultad de administrar sus propios negocios.

Si este Gobierno no fuera de izquierda y si el Ministro no hubiera dicho públicamente hasta la saciedad que quiere implantar el Socialismo del Siglo XXI en el país, yo no estaría tan preocupado. Me preocupan los principios de libertad que están en juego. Yo no soy abogado ni jurista, pero creo que en silencio y despacito se están moviendo las piezas para meterse primero con la educación, luego con la salud, con la energía y con tantas empresas que contribuyen con el desarrollo del país.

En este tema hay mucha tela que cortar, estoy de acuerdo, pero ninguna discusión al respecto debe estar por encima de los principios de libertad de El Salvador.

Acerca de Comunicación y Educación

Este es un blog sobre comunicación corporativa, en el área de educación. Además se trata de comentar lo que ocurre en El Salvador.
Esta entrada fue publicada en MIS PENSAMIENTOS y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a La Educación y el principio de libre empresa en El Salvador

  1. Pingback: Tweets that mention La Educación y el principio de libre empresa en El Salvador | Desde mi perspectiva -- Topsy.com

  2. Acacia V dijo:

    Estoy de acuerdo en su postura que el Ministerio debe de velar porque se respete las directrices que ellos dan sin entorpecer con el teje y maneje de los colegios. En eduación privada hay mucha tela que cortar…pero estoy en desacuerdo en su teoría de conspiración sobre los ataques a la libertad. Recuerdo de cierto decreto cierto decreto (533) que fue un bombazo e incluso creo que Ud. estaba en lo de la demanda de la ministra de aquella época. Si mi memoria no me falla fue durante la gestión de la min. Meza en el 2007, durante la presidencia de Antonio Saca…un presidente de derecha.

    Creo que el ministerio e incluso el gremio (si existe) de eduación privada deberían de estar atentos para cuidar la calidad de enseñanza que tienen como a su vez de vigilar colegios privados para evitar abusos y daños a la calidad de enseñanza.

    Por desgracia a este país nunca ha invertido en eduación, porque les convenía tener borregos y loras. Este problema que Ud menciona no es de este gobierno de “izquierda”…tiene raices más profundas.

    • Gracias por comentar mi blog. Sigo creyendo que hay un riesgo que atenta contra las libertades más fundamentales en este gobierno. Usted dice que el Decreto 533, al que llama acertadamente un bombazo, fue aprobado durante la administración Saca “un presidente de derecha”. Ahí no estoy de acuerdo, Saca fue llevado por un partido de derecha al poder, pero él era y sigue siendo populista, de derecha, pero populista al final y los populistas no legislan por el bien de la mayoría, sino para quedar bien con las mayorías aunque eso a la larga le haga daño a las mayorías. Los errores de Saca le están costando muy caro al país en estos momentos, lo mismo que los errores de otro populista de la década del 80, José Napoleón Duarte. Algunas decisiones que ellos tomaron me hacen pensar que la medicina fue peor que la enfermedad.

      Uno de los pilares del desarrollo sostenible de una sociedad es la educación y la buena educación cuesta mucho, pero vale la pena invertir en ella. ¿Pero qué pasa si los que quierene invertir en ella no lo pueden hacer debido a medidas intervencionistas como el Decreto 533. Yo, igual que usted, estoy de acuerdo que los empresarios de educación privada deben cuidar la calidad de la enseñanza y el Estado debe vigilar para evitar los abusos de cualquier sector económico del país; en lo que nunca voy a estar de acuerdo es que se atente contra la libertad de empresa poniéndo a los clientes a tomar decisiones financieras sobre los negocios de los empresarios, esa es la gran distorción del Decreto 533.

      Los padres de familia deciden si hay aumento de colegiaturas en los colegios privados con fines de lucro, ¿por qué no pasa lo mismo con los colegios católicos o los biculturales? ¿por qué los consumidores no decidimos sobre el incremento en las tarifas de energía electríca, agua, teléfono, transporte público, combustibles, comida, salud y vivienda? A mí nadie me pregunta si quiero o no quiero que me incrementen los precios de la consulta médica, ni los servicios, ni la comida, sin embargo aumentan, ¿por qué solamente algunas empresas de educación privada tienen que ser intervenidas de esta manera?

  3. Acacia V dijo:

    No necesariamente la buena educación cuesta mucho…países desarrollados como Suecia o Alemania, la educación es gratis. Sigo insistiendo que es una medida para regular los posibles cobros excesivos de ciertas instituciones. Lo que Ud dice es cierto, la educación pública no soportaría la prueba de ácido pero….ahí hay mucha tela que cortar…espero poderlo plasmar en un post.

    Algo si le puedo decir, el “libre mercado” no existe y ¿desde cuándo la educación se convirtió en mercancía?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s